EL INCENDIO DE VÍCTOR PÉREZ

Domingo, 02 Agosto 2020 17:33 Escrito por  Publicado en Nacionales Visto 685 veces
Victor Pérez, más bencina para un país partido en dos... Victor Pérez, más bencina para un país partido en dos... redes
Si antes de este nuevo gabinete había imponderable en la política chilena, en la actualidad esto se ha vuelvo digno de los mejores años esotéricos del “Retorno de los Brujos” de Louis Powels y Jacques Bergier. Mientras tanto los cacerolazos, las protestas ya asoman su nariz en los barrios donde el progreso, el crecimiento y los jaguares nunca llegaron.
Por: Luis Eduardo Silva de B.
Pocos chilenos logran entender el nombramiento de Víctor Pérez como ministro del Interior en la situación de beligerancia e inestabilidad que vive nuestro país.
Muchas conjeturas se engendran en este nombramiento.
Para nadie es un misterio que Pérez forma parte del aquelarre de la extrema derecha, del vínculo con el acérrimo pinochetismo, con Colonia Dignidad, y con lo más sórdido de la historia reciente de Chile.
El análisis de la relación del exsenador con la zona del Bío Bío genera otros espantos mayores. El conocido analista político y abogado de la ciudad de Los Ángeles don Ariel Vargas Acuña me decía que no se recupera de la sorpresa  de este nombramiento, en un simpático diálogo, yo le decía que parece que al Presidente de la República “le faltaron tablas para el puente” a lo que don Ariel me replicó con humor sureño: “yo creo que lo que no tiene es el puente”, estas y muchas otros cahuines se arman a partir de Víctor Pérez de Jefe de Gabinete.
Sin embargo, en el campo muy delicado y serio de la política nacional, se asoma un grave peligro de des criterio frente a los conflictos inevitables que vienen en el futuro cercano, donde justamente se va a requerir la flexibilidad e inteligente tolerancia que nunca ha exhibido el actual señor ministro. ¿Vamos entonces camino a una dura confrontación? ¿La guerra de la cual nos habló Piñera es algo real para él?
De ser así, ¿Quiénes serán las víctimas?
El pueblo mapuche no para ni se detiene en su lucha por ser respetado y siguen militarizando La Araucanía, tal vez hasta llegar al renacimiento de la Guerra de Arauco. No estamos lejos que la comunidad internacional inicie la búsqueda de sanciones internacionales para Chile por su brutalidad policial en contra de los mapuches. El marcar a Chile como un Estado Abusador no está demasiado distante. Esto se agregaría a la brutalidad policial contra los manifestantes en las calles de las grandes urbes del país. La represión ha sido la marca sangrienta de un Gobierno sin medios éticos para enfrentar la situación de mejor forma.
Esto es el centro de la incapacidad e inoperancia de la clase política chilena. Este es el corazón de la corrupción e indolencia de las élites del país de manera transversal.
Pero no se equivoquen, el pueblo guarda las facturas que después cobra, y no hay deuda que se esfume y no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague.
Chile es una nación partida en dos.
Hay quienes no hayan qué comprar y otros que no hayan qué comer.
La pandemia nos ha mostrado lo que realmente somos y no lo que hemos pretendido ser. La pandemia nos ha mostrado la precariedad de nuestro progreso, lo sectorial del desarrollo y la más horrenda desigualdad.
El baile de máscaras se está terminando y aparecen los rostros de la miseria, la pobreza, la frustración y el dolor.
Uno de los hombres de derecha que se estaba dando cuenta de esto era Mario Desbordes. ¿Qué hace hoy de ministro de la Defensa Nacional? No lo entendemos. Salvo que aprendiendo de la ruta política de Michele Bachelet estime que, igual que ella, desde ese ministerio se salta a La Moneda.
El valor que lo conozcan los militares se ve como una antesala de algo que aún parece no estar definido. ¿Porqué Desbordes habrá aceptado en tiempos de mascarillas, que le pongan un bozal?
Si antes de este nuevo gabinete había imponderable en la política chilena, en la actualidad esto se ha vuelvo digno de los mejores años esotéricos del “Retorno de los Brujos” de Louis Powels y Jacques Bergier.
Mientras tanto los cacerolazos, las protestas ya asoman su nariz en los barrios donde el progreso, el crecimiento y los jaguares nunca llegaron.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
jas_toxico

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.