CHILE, UN BARCO A LA DERIVA…

Lunes, 22 Junio 2020 22:25 Escrito por  Publicado en Nacionales Visto 288 veces
"La pandemia vino a devastar al país que ya estaba tambaleando ..." "La pandemia vino a devastar al país que ya estaba tambaleando ..." elgong

Esta desvirtuación general de la vida cívica y cotidiana en nuestro atribulado país está generando no solamente desconcierto sino lo más grave, desesperanza.

Accidentes e incidentes diarios van marcando un desencuentro cada vez mayor, más violento, más triste.

El Gobierno, éste y otros, nunca han logrado resolver este dilema que ya no es problema, es una tragedia (el mapuche), y lo es en la medida que parece no tener solución.

Por: Luis Edo. Silva de Balboa

 

Gobernantes pusilánimes, pueblos que no saben elegir, todo solo en la medida de lo posible, y lo posible es poco, diletantes sin liderazgo, sin otro carácter que la codicia a corto plazo, o las ambiciones personales, ha sido la tónica del país llamado Chile.
Un país partido en dos, donde hay solo buenos y malos, y los malos se creen buenos y lo buenos dejan de serlo a la hora de probar sus bondades. Donde los términos medios se acabaron, se vulneraron los equilibrios, se rompieron sus corruptas instituciones, la Iglesia, Los Políticos, Los Uniformados, Los Empresarios, todos navegan río abajo para perderse en la desconfianza absoluta de la ciudadanía.

¿La Educación?  ¿Cuál?  Las fábricas de títulos que existen bajo el concepto que sus alumnos que son tratados como "clientes", de poco o nada sirven.
En Chile, la educación y la salud han sido el mejor negocio y en este negocio el que pierde siempre es el usuario, aquel que vive en el mercado que no tiene moral ni contemplaciones con nadie. Dejamos de ser ciudadanos, como dejamos de ser alumnos, somos simples consumidores.

Esta desvirtuación general de la vida cívica y cotidiana en nuestro atribulado país está generando no solamente desconcierto sino lo más grave, desesperanza.

La pandemia vino a devastar al país que ya estaba tambaleando con graves protestas, desorden y carencias.

La inusitada violencia, de actos y lenguaje iba cada día más destruyendo el tejido social y moral de todos, cuál más cuál menos.

Sin embargo, esta nación sigue con cuentas pendientes, con ella misma y con otros. El pueblo mapuche desesperado, desorientado, confundido y altivo busca caminos, buenos y malos, para encontrarse con su propia historia.

Accidentes e incidentes diarios van marcando un desencuentro cada vez mayor, más violento, más triste.

El Gobierno, éste y otros, nunca han logrado resolver este dilema que ya no es problema, es una tragedia, y lo es en la medida que parece no tener solución.

Los desencuentros son humanos e históricos, pero como tal con voluntad se resuelven, por lo que queda de manifiesto que lo que falta es voluntad real y honesta. Sabemos que no es fácil reescribir la historia, pero no es menor de desafío de cambiarla. La respuesta represiva, policial es una soberana estupidez, y solamente agravará la situación para ambos bandos en disputa.

Qué triste que en un país pequeño como el nuestro hable de “bandos en disputa” cuando en tantas naciones del mundo la relación con los pueblos nativos fue resuelta definitivamente, con sus propias normas, sus culturas, y el respeto recíproco.

Hay que partir por establecer ciertas verdades inamovibles sin las cuales solo se pierde el tiempo.

Para ello, el gobierno de turno debe tener la prestancia política de hacer de lado los intereses forestales privados y los conceptos desarrollista que se tiene de la tierra. Para el mapuche la tierra no está únicamente para ser explotada, no hay un concepto mercantil de la tierra. El sentido “del aprovechamiento” de la tierra para el pueblo mapuche es totalmente distinto que para la Forestal Mininco y muchas otras. Este concepto es básico, es fundamental, sin esto claro nos consumiremos en una lucha fratricida que finalmente nos consumirá a nosotros mismos y esto ya está empezando a ocurrir.

jas_toxico

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.