ADIÓS A LOS MONUMENTOS

Viernes, 12 Junio 2020 22:54 Escrito por  Publicado en Nacionales Visto 488 veces
El autor de este artículo, junto a José Luis. El autor de este artículo, junto a José Luis. elgong

Aquellos que peregrinamente defienden estos personajes de dudosa reputación histórica exclaman “eran otros tiempos “, exacto, y justamente porque los tiempos han cambiado, ya no tienen papel alguno que jugar en ser destacados como prohombres en un mundo donde sus desmanes heroicos ya no tienen cabida, aunque se haya secado la sangre inocente que derramaron.

Por: Luis Edo. Silva de Balboa

Los pueblos miran y desfilan ante monumentos y muchas veces sin saber precisamente qué significado tienen en sus vidas, o en las vidas de sus antepasados.

Como tantas otras cosas, se les imponen desde pequeño, “quedan bautizados” por la fuerza que la comunidad ejerce en las personas, hacemos tantas cosas por repetición y no por convicción.

Con motivo del reciente auge de los movimientos antidiscriminación en el mundo, y muy particularmente en los Estados Unidos de Norteamérica, con ocasión de alevoso asesinato de un ciudadano negro en el Estado de Minnesota a manos de un oficial de policía blanco quien con su rodilla le apretó el cuello contra el suelo hasta morir asfixiado. Un acto deleznable y cobarde. Gemía “No puedo Respirar” “I can’t breath”

Pero este grave incidente ha despertado la conciencia siempre complicada en Estados Unidos, no solo de la comunidad afro americana sino de todos los grupos progresistas de ese país, con repercusiones en todas las capitales europeas donde han surgido serias protestas de miles y miles de personas.

Sin embargo, esto no ha quedado en protestas, unas pacíficas y otras violentas, sino ha calado profundo en la conciencia de la no discriminación y contra los abusos sociales imperantes en las desiguales sociedades del dinero y del Estado.

La gente ha mirado a su alrededor y se han encontrado con una variada cantidad de estatuas y monumentos que honrar a abusadores y sostenedores de la esclavitud que sufrieron estos sectores de la población y que la siguen sufriendo de distintas formas.

Al observar el panorama de los edificios de gobierno y los parques y plazas de muchas partes de los Estados Unidos la gente airada se encontró con el General Lee, con Hamilton, Jackson, y con muchos otros héroes de guerras injustas que pretendían hacer perdurar la esclavitud de seres humanos tratados como cosas.

La esclavitud no es nueva, la hubo en el Imperio Romano hasta que terminó.

Pero la esclavitud es totalmente incoherente con las enseñanzas del cristianismo y con la dignidad de todo ser humano.

Varias de las estatuas a propulsores de la esclavitud han sido destruidas, y ayer la Presidenta de la Cámara de Representantes en el Parlamento de la Unión, Nancy Pellosi, presentó un proyecto de acuerdo para que se retiren del edificio del Congreso todas las estatuas y cuadros en los cuales aparezcan personajes históricos que hayan apoyado o hecho apología a la esclavitud y hayan participado en la Guerra Civil de parte de la Confederación de los Estados del Sur. Al mismo tiempo será un delito el enarbolar la bandera de la Confederación en todo lugar público.

En Chile existen estatuas que contradicen los valores que sustenta la República. Una de ellas es la que en el norte del país se montó al pirata inglés Francis Drake, un delincuente de los mares en la época en que los subvencionaba la muy distinguida y poco coherente corona inglesa, incluso a este ladrón de los mares le concedió el título de “Sir“ o sea, Caballero del Imperio Británico por llevar dinero robado a las arcas inglesas.

Podríamos recorrer nuestro país para encontrar numerosos monumentos, ya muchos a partir de octubre de 2019, han sido destruidos, y destruir los que faltan para limpiar nuestra historia de aquellos que son héroes de barro y que sustentaron conductas abusivas, como Theodoro Schmidt, y Cornelio Saavedra, quienes nada menos tienen pueblos a su nombre. Así hay muchos lugares y estatuas que honran a personajes cuya historia real y actuación pública es muy cuestionable a la luz del avance de la humanidad hacia la igualdad, y el respeto de los Derechos Humanos.

Aquellos que peregrinamente defienden estos personajes de dudosa reputación histórica exclaman “ eran otros tiempos “, exacto, y justamente porque los tiempos han cambiado, ya no tienen papel alguno que jugar en ser destacados como prohombres en un mundo donde sus desmanes heroicos ya no tienen cabida, aunque se haya secado la sangre inocente que derramaron.

jas_toxico

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.