“VATICANAZO” EN LA HISTORIA DE LA POLÍTICA CHILENA: OPOSICIÓN Y OFICIALISMO FIRMAN ESTA MADRUGADA ACUERDO POR LA PAZ Y NUEVA CONSTITUCIÓN

Jueves, 14 Noviembre 2019 22:32 Escrito por  Publicado en Nacionales Visto 1573 veces
Tras la maratón, desacuerdos y frustraciones, humo blanco... Tras la maratón, desacuerdos y frustraciones, humo blanco... redes

Tras una maratónica jornada de reuniones en el edificio del ex Congreso Nacional, el oficialismo logró finalmente pactar con la oposición el mecanismo con el cual se llegará a redactar una nueva carta magna, el cual quedó plasmado en un acuerdo por la paz social y la nueva constitución.

La resolución fue anunciada por todos los sectores en la Sala de Lectura, y encabezada por el presidente del Senado, Jaime Quintana, quien remarcó que es una camino de profundización demócrata para construir un verdadero contrato social y una “Constitución 100% democrática”.

Después de horas de claustro, desde el Frente Amplio a Chile Vamos llegaron a una propuesta que incluye un plebiscito ciudadano para abril de 2020, en el cual se consultará por la opción de una Asamblea Constituyente o una Convención Constituyente.

En el segundo caso, se estableció que la instancia estaría conformada en 50% por miembros elegidos por la ciudadanía y 50% por parlamentarios, los cuales -de ser escogidos para esa instancia- cesarán de su cargo apenas se hagan parte de la asamblea.

En concreto, los miembros serán elegidos en las próximas elecciones municipales, en octubre de 2020, cuyos ganadores no podrán ser candidatos en la elección siguiente a ningún cargo y sólo tendrán como objetivo elaborar la nueva constitución.

Con todo, dieron frutos las largas negociaciones, donde inicialmente las posturas de la UDI parecían irreconciliables, y en las que Renovación Nacional jugó un importante rol para lograr el acuerdo.

Sin embargo, hasta último momento fue absolutamente complicado. Previo a la última reunión que selló el pacto, el presidente de RN, Mario Desbordes, dijo que hasta último momento habían diferencias, que aunque hasta ese punto eran significativamente menores respecto a lo conversado al iniciar el día, seguían siendo importantes.

La principal pugna sobre el final giró en torno a si se forja una nueva constitución “desde cero” o utilizando como base la constitución de 1980.

En concreto, en la discusión Chile Vamos puso sobre la mesa la opción de un quórum de 2/3 -aceptado por la oposición- y planteó que si no hay acuerdo en algún punto se mantenga vigente el artículo correspondiente de la constitución actual.

Ese punto generó polémica entre la oposición, en lo que consideran transformaría la discusión de una nueva constitución a una simple reforma constitucional. Eso los dejó en conversaciones de pasillo y dejó en vilo el encuentro entre ambas partes para zanjar el acuerdo.

Con todo, el humo blanco comenzó a salir recién pasada la medianoche, tras la búsqueda de un mecanismo para solucionar los casos en los que no se logre el quórum de 2/3, que considera una instancia que revisará la coherencia del articulado final tras su votación en la Asamblea Constituyente, previo al plebiscito ratificatorio, que -según el presidente del Senado, Jaime Quintana- estiman se realizaría a fines de 2021 y que contará con voto obligatorio.

Así, en términos prácticos, se realizará una especie de discusión en general y otra en particular para resolver aquellos puntos relevantes que hayan quedado inconclusos por falta de quórum.

Para que este acuerdo se concrete, el presidente de la Comisión de Constitución del Senado, Felipe Harboe, explicó que la iniciativa transversal se traducirá en un proyecto de reforma constitucional que ingresará a la Cámara de Diputados y que permitirá -en la práctica- concretar el plebiscito inicial.

MOMENTOS DE FRUSTRACIÓN

En un principio la exConcertación y Chile Vamos se acercaron a una fórmula mixta de la Convención Constituyente, aunque en el curso de la mañana las posiciones se fueron distanciado hasta llegar a un punto muerto o foja cero. Desde el Frente Amplio y el Partido Comunista han rechazado la “cocina” e insisten en la fórmula de la Asamblea Constituyente acordada en forma unitaria por toda la oposición en la declaración del martes. El otro escollo es el mecanismo del plebiscito que contempla solo una Convención Constituyente, pero desde la oposición se exige que la ciudadanía también pueda pronunciarse por la opción de la AC. En este escenario, el presidente del Partido por la Democracia, Heraldo Muñoz, apeló a RN. “No podemos hacer un diálogo a espaldas de la ciudadanía, cualquier acuerdo debe ser validado por un plebiscito de entrada”.

SANTIAGO (Por El Mostrador)

En punto muerto se encuentran las negociaciones en el Congreso por un acuerdo constitucional entre los partidos de la oposición y de Chile Vamos. Durante la jornada clave este jueves, marcada por la incertidumbre sobre el resultado de estas tratativas, los dirigentes de la exConcertación se manifestaron disponibles a la fórmula mixta de Convención Constituyente, pero el sector más a la izquierda del arco opositor sigue presionando por la Asamblea Constituyente. El problema más grave, sin embargo, que ha llevado a que las negociaciones retrocedieran a fojas cero es la negativa de Chile Vamos a la realización de un plebiscito en el que sea la gente la que defina el mecanismo para llegar a una nueva Carta Fundamental, incluida AC.

Durante las intensas tratativas de la mañana, los parlamentarios de la ex concertación dieron muestra de diálogo al optar por el realismo político –dado que no cuentan con la mayoría necesaria en el Congreso- y dejar en el tintero la declaración unitaria del martes, cuando desde la Democracia Cristiana hasta el Frente Amplio firmaron un texto alineándose bajo la fórmula del Plebiscito, Asamblea Constituyente y Nueva Constitución. Desde esa óptica se abrieron a la fórmula de RN, que a su vez también fue la de Michelle Bachelet durante el proceso constituyente.

Por su parte la UDI, que seguía parapetada en el mecanismo del Congreso Constituyente ofrecido por La Moneda, acordó con Renovación Nacional avanzar también hacia una Convención Constituyente, la fórmula intermedia que contempla la participación de los parlamentarios más representantes de la sociedad civil electos especialmente para estos efectos.

Hasta ahí todo bien. El conflicto lo marcó la representatividad de dicho mecanismo. Para la oposición, el mecanismo debía estar compuesto por una Convención Constituyente de 80% de delegados electos (sociedad civil) y 20% de parlamentarios. En Chile Vamos,  la propuesta no tuvo ninguna acogida y plantearon por su parte, que su formula era 40% ciudadano, 40% parlamentarios y 20 % expertos. Y en una cuanto al plebiscito, este sería aceptado solo si se incluida en la papeleta una formula única: la de la Convención.

El presidente de Renovación Nacional Mario Desbordes, dijo que en la propuesta común de Chile Vamos "lo primero que estamos planteando es que haya una Convención, que ojalá esté compuesta por 50 % de parlamentarios y 50% de personas electas. El actual Congreso no fue electo con el sistema binominal, no tiene ese problema de legitimidad que plantean algunos. Este Congreso está absolutamente habilitado porque fuimos elegidos democráticamente”.

Al justificar la segunda propuesta, comentó que “si no fuera posible aquello, hemos planteado un 40% de personas electas hoy, más el 40% de los actuales parlamentarios. No estamos planteando una locura, estamos recogiendo experiencia internacional que ha funcionado bien y de asambleas que han sido un ejemplo a nivel mundial, como la sudafricana”. El restante 20% corresponde a “ciudadanos electos por la convención que le pueda cooperar con la redacción de esta Nueva Constitución”, detalló a su vez la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe.

El otro punto, y quizás el más conflictivo de todos es el plebiscito de entrada. En Chile Vamos se oponen  y si dieran su brazo a torcer sería con la Convención como fórmula única.

Ante esto el presidente del Partido por la Democracia, Heraldo Muñoz, señaló que “no podemos hacer un diálogo a espaldas de la ciudadanía, cualquier acuerdo debe ser validado por un plebiscito de entrada, lamentamos que RN se haya restado en lo del plebiscito”.

También hizo un llamado a RN la diputada Camila Vallejo: "Quiero pedirle a Renovación Nacional que se abra de una vez por todas a poder llegar a un acuerdo donde al pueblo se le consulte si Asamblea Constituyente o Convención Mixta".

La presión desde la oposición para que la derecha se abra a la opción de un plebiscito donde se zanje el mecanismo, y que la papeleta contemple la fórmula de la AC, se ha ido incrementando en las últimas horas. El primer llamado de atención lo puso un grupo de diputados del Partido Comunista de Chile, Federación Regionalista Verde Social, Partido Humanista, Partido Comunes, Partido Progresista de Chile, Partido Convergencia Social, además de diputados y diputadas de otras bancadas de oposición, como el PS, que emitieron una declaración donde no se alinean con el acuerdo por “Convención Constituyente” e insiste en plebiscitar el mecanismo, incluyendo la Asamblea Constituyente.

Luego, a través de una declaración, la mesa ejecutiva del Partido Socialista insiste en que "resulta indispensable la realización de un Plebiscito para iniciar el proceso constituyente en que se consulte a las y los ciudadanos si quieren una Nueva Constitución y, en caso afirmativo, se pronuncien por el mecanismo para redactarla". El PS también le puso presión a la derecha, señalando que "lamentamos la tenaz oposición de los partidos conservadores a mecanismos completamente participativos, más aún, cuando existen altos quórum para la aprobación de esta iniciativa"

La defensa de las negociaciones

La negociación continúa en Santiago, donde los senadores Felipe Harboe (PPD), Francisco Huenchumilla (DC) y Alfonso de Urresti (PS) justificaron el avance de las tratativas.

“La oposición ha hecho una propuesta a Chile Vamos para avanzar en la construcción de un mecanismo para una Nueva Constitución, hoy retomamos las negociaciones y esperamos que Chile Vamos nos haga una contrapropuesta”, dijo el senador Harboe.

El presidente de la Comisión de Constitución  admitió que “muchos de los partidos están por una Asamblea Constituyente, pero como la Constitución no permite ese mecanismo y dado el veto de la derecha abiertamente a la AC, se ha buscado una fórmula intermedia, una Convención Constituyente”.

Harboe explicó que “tenemos que ser realistas, cualquier salida a la crisis pasa por respetar la institucionalidad, lamentablemente la Constitución nos obliga a lograr dos tercios de senadores y diputados para hacer la reforma y comprenderán que la oposición no tiene ni nunca ha tenido dos tercios, esto nos obliga a ponernos de acuerdo con la derecha”.

A su turno, el senador Huenchumilla (DC) revela que “la composición” de la Convención Constituyente, donde hay ciudadanos electos y representación del Congreso, “es lo que estamos concordando con la derecha”.

Huenchumilla asumó que “a alguien no le gustará esto y querrá saltarse estas reglas que lo diga frente al país, la derecha ha aceptado esto gracias a la movilización de la gente si queremos una salida dentro de las instituciones esto pasa necesariamente por un acuerdo”.

A la hora de defender la propuesta, Harboe dijo que “quien cede por Chile, no se humilla. Hago un llamado a la prudencia, la responsabilidad y la generosidad (…) Un acuerdo pronto puede significar disminución de niveles de inestabilidad política y social”.

Huenchumilla, a su vez, hizo un llamado, señalando que “esperamos que la gente entienda que no hay salida a esta crisis sino respetando la actual Constitución, aunque nos duela. Lo otro es un salto al vacío, es ser irresponsable, tirar el mantel y nadie sabe lo que ahí puede pasar. No queremos que esto se solucione ni por la violencia ni por las armas”.

El rechazo del FA y el PC

Sin embargo, el rechazo al acuerdo fraguado en el Congreso corrió por cuenta del Partido Comunista y el Frente Amplio, que insisten en ceñirse en la declaración unitaria del martes, aunque con ciertos matices.

En el Congreso, la diputada comunista Carmen Hertz se fue en picada contra la propuesta de la ex Concertación: “Una vez más la pizca de legitimidad que los partidos políticos alcanzamos con la declaración unitaria por una AC, ahora la intentan borrar con el codo, y eso es impresentable”, dijo.

“A la reunión de Santiago no vamos a ir, estamos por acatar la declaración unitaria de todos los partidos políticos, estamos por acatar la institucionalidad y acatar lo que el pueblo exige en la calle", sostuvo la parlamentaria.

A través de Twitter, su correligionaria, Camila Vallejo, en tanto, criticó la exclusión del PC en las tratativas. “Para qué llaman al diálogo si no quieren conversar? primero no nos convocan a la reunión, fuimos igual, pero luego nos restan de las decisiones finales. Aquí no hay acuerdo de la “Oposición” si no q fueron los partidos de la exConcertación”, acusó en Twitter.

En tanto, la mesa del Frente Amplio emitió una declaración en la que hizo un llamado a "toda la oposición a cumplir su compromiso tomado públicamente hace dos días y ratificar la Asamblea Constituyente como el mejor camino para arribar a la nueva Constitución".

“Nuestro camino es la plena democracia y participación ciudadana, no seremos nunca parte de ningún acuerdo cupular que sea a espalda de la ciudadanía (…) El Frente Amplio no participa ni participará de ninguna “cocina”, señala la declaración.

Pero la alternativa de que el plebiscito de entrada sólo contempla la opción de una Convención Constituyente genera ruidos incluso en las mismas filas de los partidos que se encuentran negociando.  Así lo dejó en claro el diputado Fidel Espinoza (PS) quien señaló que “no puedo estar de acuerdo con una negociación a espaldas de que está pidiendo la ciudadanía en todo el país”, criticando que “se pretenda sacar de un eventual plebiscito el concepto de Asamblea Constituyente”.

En la declaración del Frente Amplio, también llamaron a que el plebiscito contemple un abanico más amplio de alternativas y que en definitiva sea la ciudadanía la que decida. “Ratificamos la necesidad de un plebiscito de entrada, donde la gente decida el mejor mecanismo para elaborar una nueva Constitución, y elija entre la asamblea constituyente u otros propuestos”, indican.

jas_toxico

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.