El “Poder” de la palabra: En el Día del Periodista

Sábado, 11 Julio 2015 03:32 Escrito por  Publicado en Saludos y Mensajes Visto 744 veces

Para algunos son decenas de años, para otros el inicio. Cada nota es un parto, igual como crear medios de comunicación, para dar vida al periodismo. Nada más estimulante que hacerlo con “venas llenas de tinta o ciberespacio”,

hoy, con auto-estímulo, con vocación, mística, para servir y no ser servido como en otras latitudes de escenario nacional. Es el periodismo profesional, no ya amateur (dignísimo y pionero en su momento) , que surge consecuencia de la Ley 12.045, que crea el Colegio y otorga estatus universitario a un oficio que reclaman para sí muchos, pero que con pragmatismo, rebeldía y patriotismo, emergiera a través de la rica pluma de fray Camilo Henríquez, el gran mentor de la mención pública franca, la letra que primero nace de un corazón patriótico; luego se consolida como un ser nacional, para más tarde, -traspasando milenios- ser una de las profesiones más complejas del país.

 

Hoy, se celebra el Día del Periodista y siempre, nosotros mismos nos preguntamos: ¿Quiénes somos?. Somos herederos de la filosófica patriada de los enciclopedistas franceses; somos hijos renuentes o porros seguidores del Fray; somos fieles al vituperio social más que a la conciencia personal y colectiva???? Cuántas preguntas más habría que realizarse en un día como hoy.

Muchas, sin duda, especialmente porque en las últimas décadas, así como en otros críticos niveles, -hoy de resonancia nacional-, el periodista de ayer y el de  hoy, -aunque no debiera serlo-, está marcado por el imperio pendular de quienes ejercen el poder. Esta misma nota es prueba de los eufemismos que llevamos dentro. El diablo acosa la pluma prístina, el alma mater de la libertad, solidaridad y fraternidad: servir sin mercenarismos, sin adulterios dictatoriales, nepotismos sin raíces, más bien acomodaticios; o, pontificios extractos agudos de la prensa institucional pero que es, existe y debe persistir sin cantos de sirenas, crítico sonido, incluso para un deambular vaticano.

Esencia profesional versus incesto periodístico, que se da, sin querer queriendo porque la vocación, mística y nobleza, no se enseña como piedra angular en las escuelas de Periodismo, sostén del mercado, no de un noble y profesional servicio societario, libre como el sol cuando amanece, libre…

Sentirse libre hoy es no haberse dejado tentar por la coima, que existió y existe; sentirse libre es haber encarado al fusil dictatorial o del poder político y económico; sentirse libre es tener acabada conciencia, sin capitulaciones, que somos un poder sin nada “ideológicamente falso”; pero claro, con un ejercicio limpio, de excelencia, no sólo veraz sino que valiente, lo que significa, en ocasiones, reportear con un casco en la cabeza, pero no poner en la cabeza el casco de un singular patrón, que nos haga limitar en la frontera de la conciencia y la honestidad, en otras palabras, un periodismo “ideológicamente falso”.

Desde El Gong y en lo personal, desde su equipo de trabajo, gracias por los numerosos saludos recibidos: Respondemos con impronta, con salud sin manchas, sin el cáncer del estigma. Preferimos ser pobres, pero ricos en conciencia, aunque la vida profesional nos haya proporcionado más de alguna mala pasada.

Por nuestros amigos, lectores, siempre dignos y libres, fraternos y colaboracionistas.

La pluma emerge sabia y libre; su remisión es el fracaso y la nulidad del oficio-profesión de estilo puro que muchos inmortales han dejado en el camino. Pueda interpretarse esta frase como obsoleta, pero la maestría histórica, tan plena de talento y pragmatismo, sólo debe ser sujeto de admiración, no de una servil, famélica o paupérrima mirada, intelectualmente hablando.

Gracias a quienes nos saludan y entienden.

Porque somos nada y queremos hacerlo todo…

Un abrazo, por siempre en la noticia y en la verdad, aunque ésta, en virtud de los valientes, duela tanto como ayer y como hoy...

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.