Contaminación y sustentabilidad en Aysén

Jueves, 06 Octubre 2016 06:22 Publicado en Opinión Visto 387 veces

por Peter Hartmann, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida 

Mientras terminaba la temporada de restricciones por mala calidad del aire en Coyhaique y en los días siguientes seguíamos mirando hacia la capa de humo. Mientras continuábamos viendo como en un informe de la Contraloría se consignaba que 32 y 53% de los centros salmoneros de las regiones de Aysén y Magallanes se encuentran en condiciones anaeróbicas, o sea con su contaminación anulando la vida en el mar de sus alrededores.

Mientras nos encontrábamos por enésima vez con nuevos micro-basurales en el camino de acceso a nuestro hogar y peor aun en el Arroyo Las Lumas (de Coyhaique). Mientras, también, nos acordábamos del derecho constitucional ese, de “vivir en un medio ambiente libre de contaminación” al cual no esta demás recordar que luego dice: “Es deber del Estado velar para que ese derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza” (artículo 19.8). ¿A Ud. le parece que se esta cumpliendo ese derecho y que el Estado esta velando para que no sea afectado? Y si no: ¿Es que ese derecho constitucional y deber estatal son puro papel y no hay mayor disposición en cumplirlos? ¿Si se afectase, por ejemplo el derecho a la propiedad, Ud. cree que pasaría igual de ignorado? ¿Por qué es que pasa esto? ¿Ud. hace algo por que cambie esto?

Si bien la contaminación del aire de Coyhaique nos ha hecho famosos y claramente insustentables y poco “Reserva de Vida”, en el tema de las basuras estamos haciendo merito para lo mismo. Es cosa de mirar en nuestro rededor. Vale recordar además y esto es simbólico, que tras la aprobación ambiental, con Estudio de Evaluación, EIA, chanta para variar, del nuevo repositorio en el fundo “Las Vertientes” y hacer las excavaciones respectivas ¡oh sorpresa, aparecieron las vertientes! y hubo necesidad de modificar el proyecto. La consecuente modificación al EIA, que sepamos nunca fue aprobada. Por algo será. Sin embargo, el relleno ese, ilegal, sigue usándose, hasta donde sepamos, con resolución de emergencia por parte de la Seremi de Salud. Una “emergencia” que ya lleva hartos años. Por lo demás, algo parecido y peor tal vez, ocurre en casi todos los basurales de los poblados regionales. Ahora, en cuanto a los microbasurales aludidos del sector callejón Circunvalación Oriente Poniente, a metros de la propiedad del Senador Horvath y del domicilio del Presidente del Colegio Médico, recordamos que alguna vez la Municipalidad, hace años, mandó a las señoras del Plan de Empleo a limpiar y después, entre los vecinos y Mingalegre limpiamos varias veces mas. Pero no hay caso. Los mugrientos, los que no entienden que la ciudad también es suya y su vivienda más amplia, están ganando. Y nos preguntamos ¿Qué los lleva a una acción tan asquerosa como ensuciar su propio nido citadino? ¿Remedos genéticos de la Edad Media, cuando se tiraba las basuras a la calle y acequias y que como consecuencia los llevo a morir de peste? Si son capaces de viajar en vehiculo varias cuadras para tirar sus basuras ¿Por qué no viajan la misma distancia hasta donde están los contenedores y tolva para residuos, o al basural oficial? ¿Por qué la Municipalidad a la que le hemos pedido varias veces poner contenedores en ese sector, no lo hace, mientras en otras partes tiene uno al lado de otro? ¿Es que el sistema de recogida de basura domiciliario es tan malo que hay que ir a tirar los desechos esos a otras partes? ¿Es que el sistema de limpieza de espacios públicos es tan deficiente como para que pase esto? ¿Dónde queda la educación, cultura y conciencia ambiental de los ciudadanos de “Coyhaique Reserva de Vida” si existen energúmenos como esos? La verdad es que ya estamos muy molestos, porque que ahí donde tiran sus basuras es la entrada no solo a nuestra comunidad, en la que intentamos hacer una vida en armonía con la naturaleza, sino también al proyecto de permacultura Mingalegre, que imparte talleres de educación ambiental, a un eco-camping y al “área verde” del sector. Área verde informal que hemos mantenido abierta al vecindario urbanizado sin ellas y que sin mayor inversión cumple con creces su finalidad de esparcimiento, espacio deportivo y pulmón verde. La gente que lo disfruta directamente son cientos al año, inclusive los niños del colegio cercano. En alguna forma es el parque del barrio que nuestros urbanizadores y autoridades nos han estado negando y robando. Claro, después se asombran cuando aparecen las patologías sociales y necesitamos Estado Policial. ¿Es que, les interesa realmente la calidad de vida de la gente?

Y a propósito de “pulmón verde” y la contaminación del aire, si Coyhaique (y no solo esta ciudad) pretende ser realmente ser sustentable, mejorar su aire y ser éticamente consecuente, mas vale que comience a plantar la cantidad de árboles que quema y hace humo en leña cada año. ¡Es lo mínimo que puede hacer! ¡Y ya verán como mejora el aire! Ah, sí, consecuencia: nosotros en nuestra comunidad lo somos; llevamos mucho mas de mil árboles plantados y muchos otros reaparecieron de sus raíces tras sacar el ganado en esa “área verde” ya mencionada. Y eso sin  bonificación, ni ayuda estatal. ¡Claro que se puede hacer una ciudad sustentable (y si requiere asesoría, se la damos gratis con mucho gusto).

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.