Conociendo el envejecimiento

Jueves, 25 Agosto 2016 21:14 Publicado en Opinión Visto 333 veces
Conociendo el envejecimiento elgong

por Lorena Molina Cisternas

Académica de Pedagogía en Educación Física

Universidad San Sebastián | Sede De la Patagonia

 

De acuerdo a la encuesta Casen Adulto Mayor (2013), en Chile existen poco más de 2 millones 800 mil adultos mayores, lo que representa un 16,7% de la población. Pero eso no es todo, esta cifra refleja también un incremento de un 9.3% con respecto al año 2011.

En otras palabras, esto quiere decir que la cantidad de adultos mayores va en aumento. Es más, nuestra Región de Los Lagos es la cuarta con más adultos mayores en Chile. De hecho se estima que existen 85.3 adultos mayores por cada 100 niños menores de 15 años.

Como docente, tengo la oportunidad de dictar la clase de Actividad Física del Adulto Mayor, la cual tiene directa relación con el proyecto de Vinculación con el Medio denominado Universidad del Adulto Mayor.

Esta iniciativa está siendo liderada, precisamente, por la carrera de Educación Física en conjunto con el apoyo que se recibe de estudiantes y profesionales de Nutrición y Dietética. Juntos asistimos al centro diurno del adulto mayor en Frutillar.

Allí, intervenimos a un grupo de adultos mayores, poniendo en práctica lo que se debe saber como profesores de educación física en esta área no menos compleja. Además, supervisamos a nuestros estudiantes en la forma que abordan el trabajo sistemático, no solo en términos de actividad física, sino también desde la óptica de la sociabilización e inclusión de los adultos mayores en la sociedad.

Gracias a este proyecto, corroboramos que la necesidad de ser escuchados, acompañados, reforzados y hacerlos sentir parte de una sociedad era más grande que el objetivo de nuestra intervención, la actividad física.

No obstante, es positivo que los programas orientados al trabajo con nuestros adultos mayores, deben de mejorar su calidad de vida, no sólo desde la actividad física, sino también desde la esfera de su vida diaria.

Lo anterior, va en directa relación con lo que propone el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), que promueve un envejecimiento activo y, una forma de potenciarlo, es a través de la actividad física. El ejercicio aeróbico es un tipo de actividad física de baja intensidad. De hecho, en los últimos años se ha postulado que este tipo de ejercicio tiene efectos beneficiosos sobre la cognición en adultos mayores con y sin deterioro cognitivo.

Es más, al margen de mejorar su condición de salud, permitiendo disminuir los factores de riesgo de diabetes, colesterol, presión arterial entre otros, mejora la cognición importante aporte para la sociabilización, el trabajo en equipo, la resolución de problemas. En definitiva mejora la “autonomía” dentro de una sociedad que poco a poco se ha ido adaptando a un país que presenta cada vez menos natalidad y más esperanza de vida.

Asimismo, puedo decir que la experiencia vivida para mis alumnos, futuros profesores de Educación Física, les dejó una sensación de satisfacción e incertidumbre. Además, de conocer un campo laboral nunca antes explorado por ellos, el deseo y necesidad de saber más con respecto a esta disciplina, de poder aportar a esta nueva sociedad desde una mirada más activa y proactiva, poder enfrentar con mayores herramientas a futuros grupos de adultos mayores, potenciar sus propias habilidades en cuanto a la disciplina, psicológicas y sociales; pausar por 60 minutos su vida ajetreada, propia de jóvenes que no se cansan de nada y el tiempo es relativo e inestable dependiendo de sus propias necesidades por espacios de explicación, demostración, reflexión y conversación tan necesarias para estos adultos mayores; entender que somos una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de muchos adultos mayores que esperan lo que ellos llaman: “el día de la gimnasia”.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.