La bandera de lucha de los emprendedores

Lunes, 03 Agosto 2015 01:04 Publicado en Opinión Visto 1785 veces

La historia de las microcervecería nació a fines de los años 70 en California, cuando casi todos los estilos cerveceros exportados por inmigrantes habían desaparecido y la industria era dominada por las grandes marcas. Llegamos así a un mercado cervecero basado

en la rutina y la falta de novedad. Esto abrió un espacio para el cambio, para ofrecer algo diferente a lo que había en Chile hasta ese momento.

De esta manera, se planteó crear un producto que marcara un antes y un después en el mundo de la cerveza nacional. Fue así como los esfuerzos de la industria se centraron en características distintivas como innovación y calidad, que inspiran a gran parte de los microcerveceros chilenos y que se convirtieron en la bandera de lucha del sector y de los emprendedores. El atreverse a innovar y ser diferentes juega un rol fundamental en nuestra capacidad de sobrevivencia y de crecimiento, la forma que tenemos para competir contra las grandes marcas cerveceras y es lo que le ha dado un espacio real en el mercado.

Esos dos principios, estandartes de lucha de los propios emprendedores, llegan en un contexto cada vez más centrado en la creación, sofisticación y gusto refinado de los consumidores quienes, gracias a este nuevo mercado, se han vuelto más exquisitos, informados y críticos. Es así como no sólo se creó un nuevo sector de fabricantes, sino una filosofía de empresarios que se atreven a crear, a distinguirse, a innovar con propuestas disruptivas y que, sin tener el tamaño de los grandes productores, han desarrollado un trabajo más amplio e importante que éstos.

Y es que, tanto dentro como fuera de Chile, existe un mercado más amplio y educado en cerveza, pero a la vez más competitivo y duro, obligando a la industria a estar en un estado de reinvención permanente y apelando a la búsqueda del origen y la autenticidad.  En este traspaso de poderes el dominio de las grandes marcas cerveceras irá disminuyendo, por lo que es deber de los emprendedores empujar sus límites más allá del producto, como empresarios que buscan y persiguen cervezas más sofisticadas, entretenidas y atractivas, para un consumidor cada vez más exigente.

 

Por José Tomás Infante, Gerente general y co fundador de Cervecería Kross 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.